Cómo responder al cliente: una clave infalible